Delegado-de-Proteccion-de-Datos

¿Qué empresas están obligadas a tener un Delegado de Protección de Datos?

Un Delegado de Protección de Datos (DPD) es una figura imprescindible en cualquier empresa que requiera el tratamiento de datos de carácter personal para desarrollar su actividad comercial. Esto se debe a su importante papel de asesor y supervisor en el cumplimiento del Reglamento General de Protección de Datos por parte de las empresas, organizaciones y entidades en general. Sin embargo, ser importante para el desarrollo de una actividad dentro de la legalidad no es lo mismo que tener la obligatoriedad de formar parte de ella. Entonces, ¿qué empresas están obligadas a tener un Delegado de Protección de Datos?

Cualquier organismo público tendrá la obligación de tener un DPD, pero además, atendiendo a la Ley Orgánica 3/2018, de Protección de Datos Personales y  garantía de los derechos digitales, también tendrán que nombrar un Delegado de Protección de Datos de manera obligatoria las siguientes entidades:

  • Colegios profesionales y sus consejos generales.
  • Prestadores de servicios de la sociedad de la información con elaboración de perfiles a gran escala.
  • Centros docentes.
  • Entidades que exploten redes y presten servicios de comunicaciones electrónicas.
  • Bancos y establecimientos financieros de crédito.
  • Entidades aseguradoras y reaseguradoras.
  • Distribuidoras y comercializadoras de energía eléctrica y gas natural.
  • Entidades de evaluación de solvencia patrimonial y crédito.
  • Centros sanitarios obligados al mantenimiento de historial clínico.
  • Empresas de publicidad y prospección comercial.
  • Entidades de emisión de informes comerciales de personas físicas.
  • Empresas de seguridad privada.
  • Operadores de juego a través de canales electrónicos.
  • Entidades incluidad en el artículo 1 de la Ley 10/2014.
  • Federaciones deportivas que traten datos de menores de edad.
  • Empresas de servicios de inversión.

En Microlab contamos con un cuidado servicio de Delegado de Protección de Datos delegado en protección de datos a disposición de los tipos de entidades aquí mencionados. Nos adaptamos a cada clase de actividad para ofrecer un asesoramiento personalizado para la implantación de medidas de adecuación a la LOPD y el RGPD.

¿Cuál es la función de un Delegado en Protección de Datos?

La función del Delegado de Protección (RPD) se describe explícitamente en el artículo 39 del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), e incluye responsabilidades como informar y asesorar al responsable de tratamiento de datos, al encargado del tratamiento de datos y a los empleados encargados del tratamiento de datos sobre sus obligaciones en virtud del RGPD y otras normativas pertinentes en materia de protección de datos. Además, el DPD debe garantizar el cumplimiento del RGPD y de las políticas relacionadas, así como ayudar a realizar evaluaciones de impacto sobre la protección de datos, cooperar con las autoridades de control y actuar como punto de contacto para asuntos relacionados con el tratamiento de datos.

Para cumplir con estos deberes, es esencial que el DPD esté adecuadamente formado en la comprensión de todos los aspectos de la legislación de protección de datos. Esto incluye, no sólo la aplicación del RGPD a las operaciones específicas de una organización, sino también la consideración de otras leyes o reglamentos aplicables al diseñar los procesos de tratamiento de los datos de clientes y colaboradores. Además de ser conocedores de todos los aspectos dispuestos tanto en el RGPD como en la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD), Los DPD deben comprender en profundidad los procesos y procedimientos internos de una organización relacionados con el almacenamiento, el uso, el acceso y la eliminación de información personal. Esto será fundamental para garantizar que todas las actividades cumplen las mejores prácticas para proteger la información confidencial de los clientes.

Además, el DPD debe desempeñar un papel activo en el fomento de la concienciación entre el personal implicado en las operaciones de tratamiento, impartiendo formación sobre las políticas del RGPD para poder implantar los protocolos de privacidad de datos o las medidas de ciberseguridad adecuadas. Incluso se encargará de desarrollar herramientas de evaluación de riesgos o auditar los procedimientos existentes para identificar las lagunas que deben abordarse para cumplir con las normas del RGPD.

¿Por qué es tan importante tener un Delegado de Protección de Datos?

Por el peso de las funciones desempeñadas por el DPD en cuanto al tratamiento de datos de carácter personal, estamos ante una figura clave para el cumplimiento normativo en materia de protección de datos de las entidades mencionadas al inicio de este artículo.

Al supervisar de cerca las actividades y comunicarse regularmente con las personas encargadas del tratamiento de datos, el Delegado de Protección de Datos podrá garantizar que la empresa está tomando todas las medidas necesarias para proteger la información personal de los clientes al tiempo que maximiza su valor de forma segura.

Es importante que el DPD se mantenga al día de los cambios que se producen tanto en el sector como en el entorno jurídico respecto a la protección de datos para poder ofrecer asesoramiento oportuno cuando sea necesario.